Según la legislación española, a los 14 años se puede tener licencia de armas; a los 15, mantener relaciones sexuales con adultos; a los 16, dejar los estudios, contraer matrimonio, trabajar y pagar impuestos… Entonces, ¿por qué no votar a los 16 años?

Este es uno de los temas que se pueden plantear en nuestras Escuelas Temáticas, pensadas para ayudar a los jóvenes a dialogar, debatir y desarrollar actitudes cívicas.