El viernes llevamos a nuestras alumnas de Español para Extranjeros al mercado de la plaza de Lugo. Había llegado el momento de poner en práctica algunas de las cuestiones aprendidas en clase. Con esta premisa, programamos una sesión de cómo hacer la compra.
Fue una experiencia divertida y provechosa para ambas, que trabajan como “au pair” con sendas familias de Oleiros. Apenas conocen un puñado de palabras en castellano, pero se defendieron muy bien previas las explicaciones que les dimos y la lista de la compra que tenían que completar en los puestos de pescado, carne, frutas, verduras y panadería.
La práctica consistió, esencialmente, en distinguir los productos anotados en la lista, clasificarlos según su estado (inmaduros o maduros, por ejemplo) y su precio y, finalmente, en aprender a pedirlos con medidas en kilos y gramos, utilizando diferentes construcciones verbales, en especial el subjuntivo y el imperativo, así como las fórmulas de cortesía.
Emmelyn y Ciska, que así se llaman las alumnas, demostraron haber asimilado muy bien las clases teóricas recibidas hasta la fecha, y pusieron todo su entusiasmo en superar la prueba, que, todo hay que decirlo, les resultó agradable y llevadera gracias a la buena disposición y el humor de las personas al frente de los puestos, a quienes agradecemos su empatía y colaboración.
Como teníamos tiempo, al salir del mercado las llevamos por establecimientos del entorno para que se desenvolviesen en algunas tiendas con ejercicios semejantes a los que antes habían puesto en práctica en el mercado.
La clase se completó con algo un poco más difícil, incluso para los que somos de aquí: el manejo de máquinas expendedoras de leche y de tíquets de la ORA.
Estamos programando ya la próxima, que será, también en viernes, por la Ciudad Vieja.