Con el comienzo del curso, muchos padres nos preguntan cómo hacer para mejorar el rendimiento escolar de sus hijos o incluso cómo lograr que el rendimiento sea eficiente y perdurable en el tiempo.

Ahora es el momento de reaccionar, no dejar las soluciones para más adelante, con el curso ya avanzado, ni esperar a que las cosas se resuelvan solas. Si un niño tiene problemas con los estudios hay que afrontarlo y, en consecuencia, guiarlo adecuadamente desde el primer momento.

Comparar a los niños en función de sus resultados académicos solo añade negatividad a la relación con ellos y les hace sentirse inseguros y culpables por “no haber hecho las cosas como es debido”. Pero, quién no se ha preguntado alguna vez qué es lo debido y, sobre todo, cómo hacerlo. Convengamos en que para obtener respuestas a estas dos dudas es primordial que se establezca un diálogo fluido, de manera que sabiendo qué les afecta podamos llegar a cómo ayudarles.

En Academia Argia pensamos que es fundamental desarrollar la motivación de los estudiantes fijando con ellos metas alcanzables según su disposición y capacidades. Es importante enseñarles a que atribuyan el éxito a su propio esfuerzo, y reforzarles la conducta positiva por los logros que vayan consiguiendo. En una palabra, animarlos constantemente y darles seguridad en sí mismos. Si a eso añadimos técnicas de estudio personalizadas, adecuadas para cada individuo (recordemos: no hay dos estudiantes iguales), estaremos en el camino correcto para que afloren las sonrisas.

Esperamos que este breve comentario os haya sido útil.